Yluminación y decoración de hoteles

Yluminación y decoración de hoteles: La luz es muy importante en la decoración hotelera, ya que hace que la misma tome vida, tanto en el exterior como en el interior. Por eso nunca se debe subestimar su relevancia, teniendo en cuenta que hace que el color sea más brillante u opaco, por lo que podemos utilizarla para crear diferentes efectos. Por tal motivo siempre se debe tomar en cuenta la orientación del hotel a la hora de elegir los colores.



Por eso a continuación les brindamos algunos detalles que se deben tener en cuenta, con el objetivo de lograr programar de la mejor manera posible los efectos de luz en las estructuras hoteleras.


– En primer lugar es importante tener en cuenta que nunca se debe iluminar uniformemente los espacios. Lo mejor es buscar fuentes de iluminación diferentes haciendo uso de luz artificial, y por medio del contraste generado en el color de las paredes.


– También es fundamental no utilizar la luz artificial que se proyecta solo en forma vertical. Debe emitirse la luz que nunca es vertical, siempre de forma inclinada y desviada. Para lograr esto se pueden utilizar luces adicionales especiales, que se ubiquen en el techo.



– Para la elección de los colores es importante tener en cuenta la intensidad de los mismos según la luz natural que reciben. Por ejemplo, los que gozan de luz solar por la mañana se aprecian con mayor intensidad, al tiempo que los que reciben luz natural por la tarde se acentúan y se suavizan.


– En el caso de los ambientes que cuentan con ventanales hacia el norte, como el lobby o la terraza, los mismos nunca reciben luz directa, motivo por el cual sus colores nunca presentan variaciones.


-En caso que lo deseado sea dar una sensación de amplitud a los ambientes, para el techo se puede elegir el color blanco, ya que este logra reflejar la luz de gran forma, permitiendo que en los espacios haya mayor cantidad de luz disponible. Por otro lado, si se utilizan colores brillantes para el piso se obtendrá el mismo resultado.


Los blancos tienen la particularidad de reflejar la luz en un 80 porciento, por lo que requieren de menos luz a la hora de decorar los ambientes.  Por otro lado, los colores oscuros son ideales para generar espacios íntimos, ya que los mismos logran absorber de gran forma la luz.


También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario