Sillas para cocinas

Sillas para cocinas: Los desayunos, ya sea por prisa o comodidad de no movernos, se suelen hacer en la cocina, sea grande o pequeña. Por eso, a veces se hace totalmente necesario contar con una silla que nos haga poder estar algo más relajados de cara al estrés mañanero.


Sea tu cocina pequeña o grande, los tipos de sillas que puedes poner son de madera, aluminio, plástico o cromadas. Y en cuanto a tipos, pueden ser las típicas sillas, tal y como imagina todo el mundo al oír la palabra, o también pueden ser taburetes o sillas de barra, si eres de esos afortunados que tiene una cocina americana. Todas tienen sus ventajas e incovenientes que pasamos a analizar:



Las sillas de madera han sido, sin duda, las más populares para las estancias que incorporan comedor, pero han quedado algo obsoletas para la cocina. A no ser que el estilo de decoración que eligieras fuera rústico. En ese caso, estás casi obligado a que tu silla sea de madera para no desentonar.Las sillas de plástico o aluminio son las que más terreno están ganando en la decoración más digamos… “estándar” de la cocina. Son ligeras y muy versátiles. Combinables casi con cualquier tipo de muebles. Además, si tu cocina es pequeña, unas sillas plegables de éste tipo te solucionan la papeleta sin comerte espacio.Las sillas de barra y los taburetes suelen estar relegados a las cocinas americanas, pero estilísticamente el toque decorativo que aportan es mucho mayor, solo por el diseño. Quizás el mayor inconveniente pueda ser la incomodidad de dejar la espalda al aire.



Pero claro, como todo, independientemente del material o forma del asiento que elijas, la parte más importante será su diseño, los colores y como los combines. Tener un toque personal, una decoración de estilo fijo (rústico, a la moda, vintage, estándar…) todo dependerá de ti.



También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario