Decoración de Interiores con Estilo clásico

Decoración de Interiores con Estilo clásico: La sorpresa es uno de los recursos más ricos en decoración. A través de ella, una decoración deja de ser simplemente “agradable” para convertirse en “impactante”. Dar un giro inesperado a una decoración clásica es una formidable vía para revestir de interés cualquier habitación, y el baño se abre con total permisividad a esos juegos de mezclas y contrastes.

Anímate a dar un toque contemporáneo y divertido a un baño predominantemente clásico, apostando por el eclecticismo y la fusión original de estilos antes que por la monótona seguridad de lo uniforme. Romper con los esquemas prefigurados es la principal manera de agregar una dosis de personalidad y autenticidad al cuarto de baño. La sorpresa te espera.



La integración inesperada de colores es uno de los medios más eficaces para romper con los ambientes tradicionales. Este empapelado de diseño clásico y señorial adopta un renovado carisma gracias a la inclusión del verde brillante en contraste con el gris, negro y dorado de la paleta predominante.


Los caracteres impresos en las paredes son los que brindan todo el carácter (y vaya si vale la redundancia) a este sencillo baño de estilo rústico clásico. Claro que el marrón contrastando con el poderoso blanco ya produce un efecto interesante, pero el resultado carecería de verdadera sorpresa sin los vinilos decorativos en la pared, cuyas modernas letras chocan positivamente con la primorosa decoración del mobiliario.




¿Quién dijo que un baño no podía ser casual y suntuoso al mismo tiempo? La combinación justa de accesorios lujosos (bañera, mesita, lámparas) con toques de informalidad (piso de madera, persiana y alfombra de bambú, textiles livianos) hacen de este baño un composición maestra a partir de dos estilos aparentemente antagónicos. El verdadero giro de frescura lo da el celeste mezclado con el blanco, colores capaces de infundir juventud a los implementos más antiguamente clásicos.


Cuando pensamos en el moderno estilo minimalista, jamás se nos ocurre integrar objetos antiguos o formas clásicas. Y sin embargo, este baño nos muestra que los espacios mínimos también pueden integrar líneas tradicionales, a través de una ingeniosa combinación de muebles de diversos estilos, detalles lujosos y la pulcritud avasallante de la paleta  monocromática.


Aburrido, ajado, descuidado… Así se vería este baño de accesorios vintage si no fuera por la increíble potencia renovadora de la pileta en amarillo intenso. Una gota de color bien centrada es suficiente para dar un sorpresivo giro a cualquier decoración.



También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario