Decoración de Baños

Decoración de Baños : Sin dudas, la bañera es un complemento que agrega belleza y lujo a cualquier baño. Para que pueda lucirse (y disfrutarse) en su plenitud, es fundamental que se conserve limpia y brillante en toda ocasión. Los residuos de jabón y los desgastes producidos por su uso continuo afectan la higiene y el aspecto de la bañera. Pero a no desesperar: el mantenimiento de la bañera no presenta grandes complejidades. De hecho, hay varios trucos para que su superficie se vea siempre impoluta.


Para mantener la bañera fácilmente y prevenir la aparición de películas oscuras o amarillentas sobre su superficie, debemos lavarla una o dos veces por semana, en caso de que se la utilice con frecuencia.


El primer paso es retirar de los recovecos los restos de pelo, jabón o arenilla acumulados tras los sucesivos baños. Utiliza limpiadores líquidos o en crema, especialmente indicados para no estropear el esmalte. Luego de dejar actuar por varios segundos, el producto se retira frotando con ayuda de una esponja o paño suave, siempre cuidando de no rayar la superficie. Finalizado el proceso de limpieza, enjuaga con abundante agua para que no queden restos de productos que puedan dañar el material o afectar el próximo baño de inmersión.



Hay veces en que la limpieza cotidiana no es suficiente. Con el transcurrir del tiempo, el agua y jabón  pueden dejar manchas desagradables en las paredes de la bañera, sobre todo si es de un color claro. En general, el vinagre es un producto efectivo para quitar los residuos adheridos. Para limpiar el entorno de las rejillas (zona donde se acumula mucha suciedad), el bicarbonato es un producto excelente. No obstante, cada material presenta sus particularidades, y por tanto también requiere productos específicos.


El mármol y la porcelana se limpian en profundidad con una mezcla muy fácil de preparar. En medio litro de agua caliente integra media taza de vinagre, una taza de amoníaco y un cuarto de taza de bicarbonato. Frota las superficies con una esponja embebida de esta solución, y enjuaga muy bien con agua. Las manchas más rebeldes se eliminan con una preparación de trementina y alcohol blanco, aclarada luego con agua caliente.


Para las bañeras de losa y cerámica, pasa un trapo con aceite de limón y seca con un paño limpio. Este método es útil para retirar manchas leves. Si éstas persisten o son muy oscuras, recurre a rociar bicarbonato sobre ellas y frotar enérgicamente con un paño seca. Procura retirar la posible suciedad anclada en las grietas.


Po su parte, las bañeras de acrílico (material de las tinas con hidromasaje) deben limpiarse con detergentes no abrasivos, para que no se les quite el brillo. Se comercializan productos químicos especiales para este material, al igual que para las bañeras de fibra de vidrio.




También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario